Austen, otra vez

Jane Austen tenía un sentido del humor chispeante, que puede leerse tanto en sus novelas como en su correspondencia. Aquí hay un breve ejemplo de una de sus cartas, la del 31 de mayo de 1811:

I will not say that your mulberry-trees are dead, but I am afraid they are not alive. (No diré que tus moreras están muertas, pero me temo que no están vivas).


Tomado de The Republic of Pemberley