Léonie Mathis

El nombre tal vez les resulte extraño, pero cualquiera que haya recorrido un manual de historia argentina de la escuela secundaria, ha visto sus pinturas al gouache y acuarelas, ilustrando la vida de la época colonial y el siglo.

Nacida en Francia en 1883, está pintora llegó a los 29 a la Argentina, con su esposo, Francisco Villar, también artista. Hacia los años veinte, Mathis comienza a viajar por el país, junto a sus hijos, a lomo de burro. Gran parte de su obra, como lo demuestran los cuadros aquí reproducidos, se encargan de retratar la arquitectura del país y los acontecimientos históricos.

Una de las cosas que más me llamó la atención de esta pintora es su paleta. No encuentro otra palabra para definir sus colores, son femeninos. Rosado, violeta, celeste, colores alegres y luminosos, aunque estén retratando hechos trágicos como el sangriento combate en la casa de la Virreina o la represión de la época rosista.

En el Museo Histórico Brigadier General Cornelio de Saavedra (Crisólogo Larralde 6309, barrio de Saavedra de la ciudad de Buenos Aires), puede encontrarse una interesante colección de la pintora. Uno de los cuadros más interesantes es Fundación de la ciudad de Buenos Aires en 1580 (c. 1940) que presenta un terreno desolado y solitario, pero en los mismos tonos rosados y violáceos que antes mencionaba, creando un contraste interesante.

No soy crítica de arte, de modo que me resulta complejo describir a esta pintora. Mejor que decir es hacer, así que recomiendo a todos una visita al Museo Saavedra (que además tiene una preciosa colección de trajes de época, abanicos, muebles, cuadros, armas).

Y además: si tienen ganas de saber cómo era el brasero de Si encuentro tu nombre en el fuego, en el Museo Saavedra es posible ver dos piezas enormes de la época colonial.

Reproducciones tomadas de Ministerio de Cultura.