Estar enamorada

Leí por primera vez Doña Bárbara, del escritor venezolano Rómulo Gallegos a los dieciocho años, buscando incansablemente "algo para leer" en la biblioteca de mis padres, ya casi agotada por tantas búsquedas. Fue una increíble sorpresa encontrar allí una hermosa descripción del enamoramiento de una jovencita llamada Marisela:


Además, la desvela el alma de mujer que acaba de despertársele, complicándole la vida, que era simple como la del viento, que no sabe sino corretear por la sabana. Sentimientos confusos empiezan a moverse dentro de su corazón: hay una alegría que tiene mucho de sufrimiento, una esperanza estremecida de temores, una necesidad de sacudir la cabeza para ahuyentar una idea, y un quedarse inmóvil, en seguida, para que la idea vuelva.


Leo y releo las últimas líneas porque nunca volví a leer algo que me estremeciera tanto como este fragmento de Doña Bárbara. Un clásico que vale la pena volver a descubrir .