5 de julio de 1807 - 5 de julio de 2007 Bicentenario de la Defensa de Buenos Aires

El día 5 de julio de 1807 feliz para esta capital por haberse librado a la fuerza del valor de sus hijos del enemigo, que la atacó en los términos siguientes. El general inglés Whitelocke viendo que a su intimación que de palabra y por escrito el anterior día 3 intimó se rindiera esta plaza, se le contestó cuáles correspondían al ardimiento y energía del vecindario y al valor de nuestro general; luego que amaneció el día 5 a la seña de 13 cañonazos que tiró con bala desde los mataderos de Miserere en donde estaba acampado, acometió con su ejército a la ciudad, atacándola por todos sus puntos con más de once mil hombres de que se componía su ejército.

No cabe en expresión, ni es posible pintarse la acción de este día con todas sus circunstancias. Un fuego incesante y activo por espacio de 5 horas causó el mayor estrago en el ejército contrario. (...) La iglesia de Santo Domingo fue tomada por el General Crawford por consejos de Pack, en virtud de estar en ella las banderas dedicadas a María Santísima del Rosario, que tomamos en la reconquista del regimiento 71 de donde era teniente coronel dicho Pack, y querían tomarlas; pero les salió al contrario, no tomaron la presa y quedaron prisioneros. Fue tal el terror del enemigo que a las 12 de este día ya no pensaba sino en huir y buscar asilo en la plaza del Retiro, de que se apoderó en esta misma mañana, a pesar de una resistencia muy viva que se les hizo. Continuaron sin embargo algunos tiroteos y guerrillas de poca consideración pero, en vista de las ventajas que hemos reportado, trató nuestro general de parlamentar con el inglés, proponiendo el embarque de sus tropas, entrega de prisioneros y aun de los que se tomaron en la reconquista de esta plaza, con tal que evacuase la ciudad de Montevideo y todo el Río de la Plata, en el concepto que de no adherir a esta propuesta llena de humanidad, serían aniquiladas y destruidas por todas sus tropas. Este parlamento produjo las consecuencias que deseábamos, pues pasaron por la ley que les quisimos poner y capitularon...



Esta serena descripción de los hechos ocurridos el 5 de julio de 1807 pertenecen a Juan Manuel Berutti, habitante de Buenos Aires en aquella época (1777-1856). Berutti dejó un diario, conocido como Memorias Curiosas en donde año a año relataba los sucesos más importantes ocurridos en la ciudad. Tiene un estilo narrativo muy llamativo por su neutralidada, aunque no se puede dejar de notar la satisfacción ante la derrota de los ingleses.

En el Bicentenario de la Defensa, parte de la llamada Segunda Invasión Inglesa a Buenos Aires, quería compartir el relato de uno de los protagonistas de ese día. Como historiadora me gustaría saber qué hizo Berutti aquel día, si combatió, si fue de los que optaron por retirarse a la campaña de Buenos Aires, si fue herido por alguna espada inglesa. Pero, lamentablemente, él no nos dice nada acerca de su actuación en ese día.


Las imágenes que acompañan a esta entrada corresponden a la iglesia de Santo Domingo que menciona Berutti. Los puntitos negros que se ven en la cúpula son en realidad balas de cañón inglesas producto de la batalla, que aún pueden verse a la perfección. Solo una de las cúpulas tiene incrustadas las balas de cañón: la segunda fue construida en 1856. Dentro de la iglesia todavía se encuentran las banderas tomadas a las tropas británicas en las invasiones.

Para una cronología completa del 5 de julio de 1807, ver el blog Invasiones Inglesas.