Palacios de Buenos Aires

Uno de los escenarios principales de Lo que no se nombra son los palacios porteños de principios de siglo XX. Como saben los que estuvieron en la presentación del libro una inspiración importante para el Palacio Serment Lezama fue el Museo Nacional de Arte Decorativo, conocido también como el Palacio Errázuriz Alvear.



El Palacio Errázuriz Alvear fue diseñado por el arquitecto René Sergent, quien también proyectó otras residencias importantes de Argentina, como el Palacio Sans Souci. La construcción del palacio se llevó a cabo entre 1911 y 1917. El matrimonio que había decidido vivir en tan fastuoso palacio fue el compuesto por Matías Errázuriz Ortúzar (diplomático chileno) y Josefina de Alvear (nieta del General Carlos María de Alvear, quien participó en las luchas por la independencia). Al morir Josefina, su viudo y sus hijos ofrecieron al Estado argentino la posibilidad de comprar la casa y las colecciones de arte que había en ella. Desde 1935, el palacio Errázuriz Alvear es el Museo Nacional de Arte Decorativo.



Fue hace casi diez años que entré por primera vez al Museo Nacional de Arte Decorativo. A veces sucede que uno puede imaginar cómo es vivir en una gran mansión o un palacio, pero entender cómo se vive realmente allí, es una cosa muy distinta.



La primera impresión que uno tiene es la diferencia de las dimensiones. El lugar es enorme y uno se siente muy chiquito. Al principio admira todo el arte que hay allí: los tapices, el Greco original (que está en la novela), la colección de pequeños retratos, el enorme comedor, el salón de Madame, el impresionante salón de espejos donde uno apenas puede escapar de sí mismo. La escalera del capítulo "El sol en el Oriente" es exactamente la hermosísima escalera del museo.

Pero al mismo tiempo, me preguntaba, ¿cómo sería vivir así exactamente? ¿Qué sentiría una joven que vive en una especie de museo? La historia de Victoria nace así, a partir de las impresiones que hace sentir el Museo de Arte Decorativo. Para aquellos que hayan leído la novela les recomiendo visitar el museo y reconocer cada una de las habitaciones del museo que me inspiraron a escribir el libro y casi seguir algunos pasos de Victoria por la casa.

Hay otros palacios que se pueden visitar en Buenos Aires: la actual sede del Círculo Militar, la sede de Parques Nacionales, el Palacio San Martín, el actual Museo Nacional de Arte Hispanoamericano. En la Avenida Alvear algunos palacios se han convertido en hoteles o embajadas y en la actual sede del Jockey Club. Si no tienen la suerte de veranear en enero, dar una vuelta por la Avenida Alvear (ahora que no hay mucha gente) es un lindo paseo en una tarde de verano.

Algunos links:
Museo Nacional de Arte Decorativo - Palacio Errázuriz
Museo Nacional de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco
Palacio San Martín
Círculo Militar - Palacio Paz