Mujeres del bicentenario

En el número 13 de la revista Gata Flora colaboré con un artículo sobre Mariquita Sánchez de Thompson. El artículo forma parte de una serie dedicada a las mujeres que de alguna u otra manera fueron parte de la Revolución de Mayo de 1810. Les dejo el link al sitio de Gata Flora.

Gata Flora es una revista cultural para mujeres, una propuesta diferente que conjuga varios estilos con estudiada desfachatez. Tiene algo de diario íntimo, de libro objeto, de agenda, de cartelera, de catálogo, de cuento infantil, de boceto, de blog, de panfleto, de manual, de novela, de álbum de fotos, de objeto de deseo… En estas páginas no falta: arte, música, cine, teatro, literatura, diseño, arquitectura, gente que tenga algo interesante para decir, viajes, chick lit, moda y artículos periodísticos. Pero el diferencial está dado por la selección y el tratamiento de esta información, que recibimos a diario y en abundantes dosis. Una publicación bimestral de culto, eso es Gata Flora. Porque refleja mundos tan conocidos como ajenos, basada en los vaivenes de los gustos y en la cualidad femenina de la inconformidad. Porque entiende que hoy seas de una manera y mañana de otra, hoy te veas linda y mañana fea, hoy tengas mal humor y mañana te rías de cualquier cosa, hoy quieras leer un libro y mañana ir a ver un desfile. Porque sabe que te vas a sentir identificada.

Porqué Gataflora?


Un dicho popular argentino hace referencia –chabacanería, aparte- a una tal Gata Flora. Sobre ella, dice que “si se la ponen grita y si se la sacan llora”. Sin ahondar en qué es aquello que acciona tan fatalmente los sentimientos de la sufriente Gata Flora, lo cierto es que su nombre se ha popularizado tanto entre las mujeres argentinas que ya casi es un adjetivo. Ocurre que el gataflorismo tiene un carácter negativo, similar al de la histeria o al de la inconformidad. Pero a la vez suele ser un estado auto diagnosticado -quien lo sufre tiene conciencia de lo que le ocurre- y un motivo de hermandad entre pares. Porque saben qué se siente y, que lejos de ser un mal femenino, es una forma de ser: Gata Flora. Para quienes saben lo que es tener rulos y querer el pelo lacio (o viceversa), ser exitosas profesionales y anhelar la vida doméstica (o viceversa), alcanzar el amor y extrañar la pasión (o viceversa), se presenta Gata Flora, una revista para mujeres sinceras

Agustina Fernandez
Directora