Premio Clarín Novela 2010

Anoche tuve la oportunidad de concurrir a la ceremonia de entrega del Premio Clarín Novela 2010. y quería contarles un poco sobre la experiencia. Escribir esta frase inicial me produce una fascinación increíble. Quiero decir, nunca, ni cuando escribí esto, hubiera sospechado que unos tres años después iba a estar tratando de escribir en un post lo que fue participar en esta ceremonia. Pero ahí estaba la invitación con mi nombre y comenzó la aventura.

Había muchísima gente, mucha más de la que realmente podía entrar en el Auditorio del MALBA, donde tuvo lugar la ceremonia. No conocía el MALBA, así que al principio me entretuve en ver  un poco de la hermosa arquitectura del edificio. Pero más que nada me concentré en los invitados. Estaba Arnaldo André (galán de telenovelas que brillaba por su glamour), estaba Miguel Rep (humorista gráfico), Osvaldo Quiroga (crítico literario). Iba con la ilusión de ver escritores y no me quedé con las ganas: Ana María Shúa es encantadora como siempre luce en las entrevistas, Claudia Piñeyro muy distinguida, María Sáenz Quesada estaba muy elegante, Rosa Montero que es toda simpatía. El premio le fue otorgado a Gustavo Nielsen, arquitecto y escritor, por su novela La otra playa.

Uno de los momentos más emotivos, para mí en especial, fue cuando le entregaron el Premio a la Trayectoria a Carlos Gorostiza. Gorostiza es uno de los bastiones de la dramaturgia argentina, uno de esos escritores importantes que no se pueden dejar de lado. Obras como Los prójimos, El pan de la locura o El acompañamiento son joyas que este dramaturgo de hermosos 90 años ha dejado al teatro nacional. Debo confesar que verlo tan cerquita hizo imposible que me resistiera. Después de encontrar una birome que se resistía a ser encontrada (¿cómo es posible que una escritora deba pedir prestada una birome?) fui derechito  (bueno, no tan derechito, dudé un rato, me daba un poco de vergüenza) a la mesa en la que estaba Gorostiza con su familia y le pedí un autógrafo, que me concedió con una generosidad y una simpatía que pocos tienen.

Y acá está, justo en el sobre de la invitación a la ceremonia:



Y, por último, también les muestro la foto del regalo que nos hicieron a los que habíamos concurrido a la ceremonia: un libro que recopila fragmentos de textos de José Saramago, quien fuera presidente del jurado del concurso y quien falleciera recientemente, en junio de este año.