Termina otro año

Aquí estamos, a las puertas del 2011. Ha sido un año agitado, un año de novela nueva, un año de algunas desilusiones literarias, de fiestas a las que uno no esperaba ser invitado, de conocer gente nueva, de descubrir autores nuevos, de experimentar nuevas formas de escribir, de leer, enseñar, escribir y leer y leer y leer...

En estas fechas, los jazmines reinan, así que no puedo hacer otra cosa que decirles que hayan tenido un buen 2010, que el 2011 sea mucho mejor y que les regalo este jazmín del jardín de mi casa para que ustedes se imaginen el aroma.

 ¡Muchas gracias por compartir otro año conmigo!