Como la primavera...

...ando muy ocupada. Es increíble cómo pasa el tiempo sin que uno pueda detenerse a realizar ciertas cosas. Me encantaría ir actualizando el blog para contarles qué estoy leyendo o qué voy descubriendo, pero es tan difícil encontrar un ratito. A veces lo difícil es encontrar inspiración, y esos son los días difíciles para un escritor.

Cuando puedo leo de a ratos la biografía de Mariquita Sánchez que escribió Graciela Batticuore: Mariquita Sánchez. Bajo el signo de la revolución, publicada por Editorial Edhasa. Lo que voy leyendo por ahora es que su investigación y su análisis se centran en el papel público y político de Mariquita. Cuando termine de leerla (llevará un tiempo :) haré algún comentario, e incluso les mostraré las biografías y compilaciones de cartas que he comprado sobre Mariquita Sánchez. Y nunca voy a cansarme de recomendarles La mujer romántica, también de Graciela Batticuore, un ensayo sobre las escritoras argentinas de la segunda mitad del siglo XIX. Libro hermoso que creo que debe ser lectura obligatoria para los que quieran conocer la literatura argentina escrita por mujeres.


También conseguí otro libro de Edhasa que me interesaba mucho: El lugar común. Una historia de las figuras del paisaje en el Río de la Pata de Graciela Silvestri, que promete ser muy interesante, sobre todo por la compilación de imágenes que hace de las costas del río y sus representaciones. Quizá no sea obvio para todos, pero los modos en los que un país se representa en imágenes va cambiando con el tiempo y responde a determinadas intenciones.

(Mejor dejo de mirar el sitio de Edhasa porque todos los libros me interesan :D)



Y por último, un deseo en forma de libro que pronto cumpliré, seguramente: El imperio de los sentimientos. Narraciones de circulación periódica en la Argentina de Beatriz Sarlo, una nueva edición de la editorial Siglo XXI que me interesa mucho porque estudia la literatura sentimental (¿le suena a alguien ;)?) de principios del siglo XX en Argentina. Estoy con muchas, muchas ganas de conseguir ese libro.

En las fotos: margaritas de mi casa. La primavera también hace florecer los rosales y jazmines, pero, como bien saben, prefiero las flores sencillas.