Libros recomendados

En una de los últimas entradas del año de este blog (que existe hace cinco años ya, qué increíble), quería recomendarles tres libros. Ninguno de los tres libros son novedades, al contrario, dos de ellos son clásicos de la literatura argentina y solo uno de ellos es ficción. Tienen en común, curiosamente, que los tres tienen tapas en tonos rojizos y a los tres los descubrí en el último año y medio de lecturas.

El primero que les quiero recomendar es uno ya bastante conocido si leen este blog: La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritoras en la Argentina: 1830 -1870 de Graciela Batticuore, publicado por la editorial Edhasa. Cuando empecé a buscarlo el año pasado casi había desaparecido de las librerías, pero creo que hicieron una reedición y lo he visto por varios locales, así que no es tan complicado encontrarlo. ¿Qué más puedo decir de este libro que ya no haya dicho? Para alguien que se dedica a la escritura, este libro es la historia de esas mujeres que abrieron el camino, que soportaron miradas torcidas, insultos, burlas y maledicencias y aún así siguieron escribiendo. Bello libro, uno de los más bellos que he leído en los últimos años. Y tiene algo en particular que me atrae mucho: como todo libro de investigación, las notas al final son tan interesantes como los capítulos en sí, no se las pierdan.


(Pueden ver que el libro fue bastante trabajado, está medio destruido pobre :)

Un clásico de la literatura argentina: Boquitas pintadas de Manuel Puig. Hasta que leí este libro me sucedía algo raro: los libros ya no me atrapaban como antes. Es cierto que cuando uno lee mucho, a veces demasiado, se va acostumbrando a cierto modo de escribir o algunas ideas que no se renuevan. Boquitas pintadas logró sorprenderme (por su estilo, por su estética, por sus temas) como hacía rato que no me sorprendía con un libro. Contar de qué se trata esta novela es casi imposible, mejor es empezar a leerla sin parar hasta llegar al final y desde ahí seguir por todos los libros de Puig.


Otro clásico al que he llegado tardísimo, pero seguro :). Si leyeron Lo que no se nombra se habrán dado cuenta de la simpatía que siento por los anarquistas. Es una mezcla de fascinación y miedo, fascinación por la vitalidad que tenían los que pertenecían a estos movimientos a principios de siglo XX en Argentina, y también temor, por la violencia de la que eran capaz. Severino di Giovanni. El idealista de la violencia  de Osvaldo Bayer es uno de esos libros a los que uno llega después de haber recibido muchas recomendaciones y mirado con desconfianza. ¿Pero tan bueno es? Sí, así de bueno es. Es casi una novela y uno se deja llevar por el entusiasmo con el que Bayer narra la vida de di Giovanni, que con sus veintitantos años es pura vitalidad y pura violencia.
 

Hasta acá mis recomendaciones. No soy muy de andar a la vanguardia de lo que se publica, me gusta hacer mi propio camino a la hora de leer e ir dejándome llevar por las lecturas que llevan a otras lecturas. He leído otros libros, en su mayor parte ensayo, pero ninguno ha logrado provocarme lo que estos me han provocado: esa satisfacción de estar leyendo algo distinto, algo bueno, algo que me devolvía a esa sensación que tenía de chica al abrir un libro, una mezcla de ansiedad y fascinación.

Ahora, si quieren, cuenten: ¿qué libro los ha sorprendido últimamente?