Conjunción planetaria y lunar

¿Han visto el atardecer en estos días? Hace frío ya, aunque no demasiado como para no querer salir a sacar unas fotos la conjunción planetaria-lunar que se está viendo en estos días. Las fotos a las estrellas y la luna son tan frustrantes, al menos con una cámara como la mía. La foto no describe  ni la mitad de lo bello que es ver una conjunción de este tipo, así que les recomiendo tomarse y ratito y salir a sentir un poco el viento pampero que está soplando por estos días pero que al mismo tiempo hace el cielo tenga una nitidez mayor que los días de humedad.

Según encontré en Google, la conjunción es entre la Luna, Júpiter y Venus. El problema es que no distinguí dos planetas, sino uno solo, el puntito blanco debajo de la Luna (los planetas son esas "estrellas" que no titilan en el cielo, también puede verse en el este al planeta Marte que es una "estrella" rojiza que no titila). ¿Alguno sabe si es Júpiter o Venus? Creo que por la hora en que tomé las fotos (a las 19 y 30 hs. más o menos), el planeta debería ser Júpiter, pero no puedo decirlo con certeza.
 

La conjunción lunar-planetaria trajo sus novedades y este tipo de novedades son siempre bienvenidas. Ya tengo en mis manos un ejemplar de La princesa de las pampas. Miro y miro la tapa y cada vez me convenzo más del parecido entre la muchacha de la foto y Magdalena, la protagonista de la novela. La foto no fue la inspiración pero se acerca mucho a lo que imaginaba de ella.


Les dejo el texto de contratapa: 
Entre 1851 y 1852, el gobierno del Restaurador llega a su fin. El corazón de Buenos Aires es Palermo, donde Juan Manuel de Rosas dirige hasta los deseos de su hija Manuelita mientras resiste los embates de una oposición cada vez más organizada. En “La inglesa”, la estancia de los Evans, palpita otro país: el de la cría de mansas ovejas, el de un corazón unitario que participa secretamente en la resistencia, el de la convivencia armónica entre criados y patrones, el de un amor que no puede ser dicho y que deberá, como la patria, tomar otro destino.
Pablo Evans renuncia a sus sueños para sostener la estancia familiar, pero no renuncia al sueño de luchar por la patria que quiere.
 A su lado, Magdalena, una hermosa mulata de ojos claros, criada por los Evans como si fuera una hija más, enfrentará a los Colorados del Monte, desafiará todas las convenciones de la época y encontrará, casi por sorpresa, su verdadero amor. En su travesía, irá develando su verdadero origen.
Gabriela Margall pinta un fresco extraordinario de una época violenta, decisiva y perfecta, donde se gestan tanto la historia grande como la cotidiana, la secreta. Esa que se borda en la intimidad de las cocinas, las tertulias, las alcobas y las almas.

Recuerden que en el sitio de Universo Romance pueden leer el primer capítulo de La princesa de las pampas. La novela ya va a estar en las librerías a partir del martes 3 de abril, así que si planean irse de vacaciones por el fin de semana largo, ya saber qué pueden leer :).