Lluvia



Mucha lluvia en Buenos Aires. Y si bien tanta lluvia molesta ayer pude ver la Manzana de las Luces a oscuras a las cinco de la tarde y en pleno diluvio. Y me encantó estar justo ahí viendo ese momento a pesar de los pies mojados.


Los días de sol tienen legiones de admiradores y sí, claro, para empezar no hay que salir con paraguas :). Pero los días de lluvia para mí son hermosos y, por supuesto, melancólicos. Así como el atardecer del final del verano o el aroma de la primavera, estos días de lluvia eterna de Buenos Aires tienen esa especie de característica indescifrable que me encanta describir aunque nunca llegue a poder describir del todo.

(Fotos tomadas con el celular en Bolívar y Diagonal Sur, ayer a las 17 horas cuando el cielo de Buenos Aires se puso completamente negro).