Una cita los martes: Una historia de amor

En la guerra hay traiciones que, comparadas con nuestras traiciones humanas en épocas de paz, resultan infantiles. El nuevo amor irrumpe en los hábitos del otro. Todo queda destruído y se ve desde una nueva perspectiva. Para ello se recurre a frases nerviosas o tiernas, aunque el corazón es un órgano de fuego.
Una historia de amor no versa sobre aquellos cuyos corazones se extravían, sino sobre quienes tropiezan con ese hosco personaje interior y comprenden que el cuerpo no puede engañar a nadie ni nada: ni la sabiduría del sueño ni el hábito de la cortesía. Es un consumirse de uno mismo y del pasado.

Michel Ondaatje, El paciente inglés