Una cita los martes: Una cita con Wentworth

No puedo soportar más en silencio. Debo hablar con usted por cualquier medio a mi alcance. Me desgarra usted el alma. Estoy entre la agonía y la esperanza. No me diga que es demasiado tarde, que tan preciosos sentimientos han desaparecido para siempre. Me ofrezco a usted nuevamente con un corazón que es aún más suyo que cuando casi lo destrozó hace ocho años y medio. No se atreva a decir que el hombre olvida más prontamente que la mujer, que su amor muere antes. No he amado a nadie más que a usted. Puedo haber sido injusto, débil y rencoroso, pero jamás inconsciente. Sólo por usted he venido a Bath; sólo por usted pienso y proyecto. ¿No se ha dado cuenta? ¿No ha interpretado mis deseos? No hubiera esperado estos diez días de haber podido leer sus sentimientos como debe usted haber leído los míos. Apenas puedo escribir. A cada ins-tante escucho algo que me domina. Baja usted la voz, pero puedo percibir los tonos de esa voz cuando se pierde entre otras. ¡Buenísima, excelente criatura! No nos hace usted en verdad justicia. Crea que también hay verdadero afecto y constancia entre los hombres. Crea usted que estas dos cosas tienen todo el fervor de 
F. W. 
Debo irme, es verdad. Pero volveré o me reuniré con su grupo en cuanto pueda. Una palabra, una mirada me bastarán para comprender si debo ir a casa de su padre esta noche o nunca.

Jane Austen, Persuasión


De todos los protagonistas de Jane Austen, Frederick Wentworth es el que más me gusta. Tiene en común con Fitzwilliam Darcy cierto resentimiento, pero en Wentworth es producto de una experiencia del pasado y en Darcy es parte de su personalidad. Persuasión es la menos trabajada de las novelas de Austen y su última novela completa, moriría dos años después de terminarla, dejando incompleta The Watsons. Persuasión tiene otra particularidad: se conserva de ella dos capítulos que no salieron publicados en la versión definitiva de la novela (una mezcla de esos dos capítulos no publicados con la novela editada se puede ver en la película de 1995 de la novela, y aquí están los capítulos originales -van a reírse pero ¡amo las tachaduras!- en inglés). Creo incluso que alguna versión en castellano de la novela trae esos dos capítulos como apéndice (y cómo me gustaría poner mis manecitas sobre esa edición :D). Según tengo entendido y puedo leer en inglés, estos dos capítulos reemplazaban a la carta que cito arriba y si vieron la película de 1995, la escena es muy linda, con Wentworth felicitándo a Anne por su futuro matrimonio con Elliott. ¿Qué habrá llevado a Jane Austen a dejar de lado esos capítulos? 

¿Y ustedes? ¿Cuál de los protagonistas de Austen prefieren?