Una cita los martes: el coronel Fitzwilliam

-(Elizabeth Bennet al coronel Fitzwilliam:) Hablando en serio, ¿qué sabe usted lo que son las privaciones y la falta de independencia? ¿Cuándo le ha impedido la falta de dinero ir donde quería o tener cualquier cosa que deseara?
-Sus preguntas son oportunas, y quizá no pueda afirmar que haya sufrido muchas penalidades de esa naturaleza. Pero en cuestiones de mayor peso, acaso me resienta la falta de dinero. Los segundones no nos podemos casar con quien nos guste.
 -A no ser que les gusten las mujeres con buena dote, como eso sucede a menudo.
 -Estamos acostumbrados a gastar, por lo que dependemos demasiado del dinero, y hay pocos en mi situación que podamos permitirnos contraer matrimonio sin prestar alguna atención al dinero.
 "¿Lo dirá por mí?", pensó Elizabeth; y la idea le hizo sonrojarse; pero, recuperándose, dijo en tono de broma:
 -Y, dígame, se lo ruego, ¿cuánto suele costar el hijo segundón de un conde? Supongo que no pedirán ustedes más de cincuenta mi libras, a no ser que el hermano mayor esté muy enfermizo.

Jane Austen, Orgullo y prejuicio, capítulo XXXIII

No pude resistirme y hoy les traigo otra (¡otra más!) cita de Orgullo y prejuicio, esta vez de uno de los personajes secundarios que más me gustan la novela: el coronel Fitzwilliam. Primo de Darcy, sobrino de Lady Catherine, hijo segundo de un conde, Fitzwilliam aparece justo en el momento exacto para informarnos que Darcy no es tan serio y orgulloso como parece y que existe alguien capaz de burlarse de él. No solo eso, sino que a Fitzwilliam le gusta Elizabeth, y a Elizabeth le gusta Fitzwilliam. Solo que, ya saben, cuestiones de dinero mediante, Fitzwilliam ni siquiera puede pensar en casarse con ella. Fitzwilliam también será el garante de la sinceridad de Darcy después de la carta. Personaje breve, pero fundamental en la novela, Austen es capaz de darle ese breve pero fundamental diálogo en donde dice claramente que el mercado matrimonial es poco más que una carnicería.

Nota: En la adaptación de la BBC de 1995, Fitzwilliam es tan encantador como en la novela. Del casting de la película de Joe Wright no pienso hablar. Bueno, solo voy a decir que cuando lo vi, exclamé ofendida "¿¡Ese es Fitzwilliam!? Ese NO es Fitzwilliam" :D.