La escritura y sus problemas 4: La decepción


Seguramente les habrá ocurrido alguna vez que escriben y escriben. Que tienen ideas, que salen, se van acumulando una tras otra y les va gustando. Se sienten contentos con lo que tienen escrito y por qué no, sienten que es muy bueno lo que han trabajado. 

Y seguramente les ha pasado que llega ese momento terrible en el releen y descubren que sienten que es horrible, que son los peores escritores. Y a veces ese momento es tan terrible que muchos terminan descartando todo el trabajo que les llevó quizá semanas, horas robadas al sueño, a las obligaciones. Algunos lo tiran a la basura, sé de algunos que llegan a quemarlos. A eso lo llamo el momento de la decepción.

Lo que siempre les digo a esas personas que descartan todo es que no lo hagan. Conservo textos de cuando tenía once o doce años, no porque crea que son buenos sino porque son parte de mi historia como escritora. Uno no se hace escritor de la noche a la mañana. Lleva años de práctica poner las palabras unas junto a otras para terminen diciendo lo que uno quiere decir cuando escribe.

Lo cierto es que lo que escribimos no es ni tan bueno como imaginábamos que era ni tan malo como nos parece al releerlo. De hecho, la decepción aparece cuando pensamos en términos de "esto está bueno" o "esto está horrible". No estuve ajena a esta decepción, al contrario. Me llevó tiempo encontrar la estrategia para que la decepción no detuviera la escritura. Lo que hice y quizá les sirva fue reemplazar la pregunta "¿esto está bueno?" por "¿esto dice lo que quiero decir del modo en que lo quiero decir?".

En definitiva, si lo que escribimos está bueno o malo, interesante o aburrido, tradicional o de vanguardia, lo dirán otros. La principal preocupación que deberían tener como escritores es: "¿Es esto lo que quiero escribir? ¿Qué es lo que le falta? ¿Qué le sobra? ¿Qué debo mejorar para que alcance a ser lo que quiero escribir?".

No sé si escriban algo bueno o malo si siguen esas preguntas. Lo que sí sé es que escribirán algo auténtico, algo que tiene que ver con ustedes e irán conformando eso tan difícil de lograr que se conoce como estilo.

Esta es una entrada perteneciente a la serie La escritura y sus problemas.