La escritura y sus problemas 2: Bloqueo de escritor


El bloqueo fue uno de mis grandes problemas en el momento de comenzar a escribir. Ya he comentado varias veces que nunca sentí el temor a la página en blanco (otro de los grandes incovenientes de la escritura) pero sí me he encontrado en momentos en los que después de varios días de escritura fluida se producía una detención de la que no podía salir. Con el tiempo, por fortuna, pude sortear ese problema. Los puntos que siguen a continuación son una serie de reflexiones acerca del problema del bloqueo y cómo solucionarlos:

*el bloqueo no es "de escritor", el bloqueo es de toda actividad artística. Busquen entrevistas de músicos, y artistas plásticos, por nombrar dos actividades artísticas, y verán que ellos también tienen bloqueos. Me parece que esta serie debería llamarse "Desarmando mitos sobre escritura" en lugar de "La escritura y sus problemas". Así como les recomiendo no descansar en la inspiración al momento de escribir, les recomiendo no creer en todos esos mitos que existen sobre los escritores. 

*hay momentos de creatividad extrema y deben aprovecharlos porque luego llegan esos momentos en los que el cerebro necesita descansar de la creatividad. De modo que, a mi entender, el tan temido bloqueo es un proceso más dentro de la hermosa tarea de concebir y crear una obra artística.

*el bloqueo aparece después de una situación de escritura fluida. Creo que en la mayoría de los casos suele ocurrir que después de un tiempo relativamente extenso de escritura, de repente ya no salen las palabras y uno dice "¡paf, me bloqueé!". En realidad, el "bloqueo" es la normal necesidad del cerebro de descansar. Pensar que uno va a escribir una novela de 400 páginas en tal cantidad de días de manera continua, fluida, sin retrocesos, es lo mismo que descansar toda la expectativa en la inspiración. 

*si uno entiende el bloqueo como parte del proceso, entonces puede desarrollar una serie de estrategias para resolver ese momento en cuanto aparezca. Las estrategias dependerán de cada uno de ustedes. Mi estrategia, por ejempo, es seguir escribiendo. Y no, no me volví loca :D. Cuando las palabras no salen fácilmente, lo mejor es que sigan saliendo. Probablemente lo que escriban no sea lo mejor pero al menos no me habré detenido en el medio del trabajo.

*las estrategias dependen de cada uno. John Lasseter (uno de los fundadores de Pixar, seguramente conocen sus Toy Story) dice en una entrevista que cuando en el proceso de creación de una película el equipo se traba, los lleva a todos a una sala de proyección y les pone una película de Hayao Miyazaki (director de animación japonesa del que ya voy a hablar en algún momento porque es un verdadero genio y es una de mis influencias directas) y siempre da resultado, el bloqueo se destraba y la película sigue su curso. Leer a algún autor de esos de los que uno siempre aprende algo, hablar con alguien de problema, razonar el "bloqueo" escribiéndolo, pensar qué es precisamente lo que no sale, son algunas de las estrategias que pueden desarrollar frente a este momento.

*mi consejo principal es: Escribir, siempre escribir. No se detengan, no detengan la marcha, no detengan el proceso, continúen la escritura a pesar de todo.


Esta entrada pertenece a la serie La escritura y sus problemas.