La escritura y sus problemas 5: La sensibilidad




Cuando empecé esta serie en el blog, alguien me dejó la siguiente pregunta:

Anónimo dijo...
Hola Gabriela,cuando intento escribir siento que no llego a transmitir lo que mis sentimientos transmiten a mi cabeza;entonces escribo aproximándome a la idea,por eso cuando lo releo empiezo a cambiar palabras,frases terminando así por cambiar casi completamente el conceptp de lo que idee primeramente... soy un desastre? o tengo alguna esperanza? Desde ya muy buena la iniciativa y gracias por permitir que tus experiencias nos eduquen. Exitos!!!

Bueno, primero, no, Anónimo :), no sos un desastre, escribir de manera sensible no es un proceso sencillo. Hay gente que escribe de manera sensible sin proponérselo, pero hay otra que  no lo hace, a mí, por ejemplo, me costó muchísimo encontrar la manera de transmitir sensibilidad. No es imposible, solo hay que encontrar la forma, los recursos para lograrlo. 

¿Y cómo se puede transmitir sensaciones? Apelando a la manera en que los humanos percibimos el mundo: a través de los sentidos.

Siempre uso un poema de Federico García Lorca que me gusta muchísimo para ejemplificar la escritura sensible: 

Soneto de la dulce queja

Tengo miedo a perder la maravilla 
de tus ojos de estatua y el acento 
que de noche me pone en la mejilla 
la solitaria rosa de tu aliento. 

Tengo pena de ser en esta orilla 
tronco sin ramas; y lo que más siento 
es no tener la flor, pulpa o arcilla, 
para el gusano de mi sufrimiento. 

Si tú eres el tesoro oculto mío, 
si eres mi cruz y mi dolor mojado, 
si soy el perro de tu señorío, 

no me dejes perder lo que he ganado 
y decora las aguas de tu río 
con hojas de mi otoño enajenado.



Hagamos un análisis muy pedestre del poema según sus estrofas:

1) En la primera estrofa el que habla tiene miedo a perder a su amor.
2) En la segunda estrofa habla de su padecer y lo que hoy llamaríamos su "inseguridad".
3) En la tercera habla de su amor y de la relación que tiene con él.
4) En la cuarta le pide que no lo abandone.

En conclusión: el que habla en el poema teme perder a su amor y habla de sus inseguridades y su debilidad ante su amor y le pide que no lo abandone.

¿Cuál es la diferencia entre el soneto y el párrafo anterior? Bueno, primero que no soy Lorca ;). Pero segundo y más importante es la utlización que hace Lorca de la sensibilidad. Lorca no usa palabras lindas, no dice "ojos lindos" dice "maravilla de ojos de estatua", no dice "me siento inseguro", dice "y lo que más siento/es no tener la flor, pulpa o arcilla,/para el gusano de mi sufrimiento". Podríamos ir un poco más lejos y ver que la humedad, el agua, recorren todas las estrofas y marca un ritmo en el soneto que nos va llevando por el río y por los árboles, a metáforas casi históricas (al menos para mí que veo todo a través del cristal de la historia) en "si soy el perro de tu señorío" o a metáforas misteriosas como la última, y la más bella del soneto para mí que es ese "otoño enajenado".

¿Cómo se escribe de manera sensible? Siendo sensible: se apela a los sentidos, a las comparaciones, a las metáforas contradictorias, imágenes misteriosas, palabras que van uniendo frases. Los sentidos son cinco, se suele apelar a lo visual primero y después a lo auditivo, pero el tacto sobre todo, construye imágenes sensibles hermosas, lo auditivo ayuda a construir el ambiente y el gusto nos ayudará a comprender emociones del personaje.

Dice Mauricio Kartun en sus Escritos:
Cuando Lady Macbeth refiere a la sangre pringosa o hedionda no está construyendo mecánicamente una metáfora con piezas de un artefacto, sino que está transmitiendo, milagrosamente, una sensación vital que invadió previamente a su autor y recién después a cada uno de nosotros.
Entonces, cuando quieran escribir que algo es lindo, no ponga era "lindo" porque "lindo" no dice nada, "lindo" es la palabra cómoda. Exploren sus sentidos, comprendan por qué en el momento que escriben ese objeto tiene algo de belleza. ¿Para quién es bello? ¿Por qué? ¿Qué lo diferencia de otros objetos similares en el mundo? Y si trabajan así, a través de lo sensible, y cuanto más sensible hagan su escritura, cuanto más exploren su propio mundo sensaciones, actual y pasado, estarán cada vez más cerca de la poesía aunque continúen escribiendo en prosa.