Una cita los martes: Las posibilidades

...pensó en que Juan Carlos no había querido ir más a bailar al Club Social los domingos a la tarde prefiriendo llevarla al cine, pensó en que no tenía ninguna otra amiga en el Club, pensó en Celina, en sus ojos verdes, pensó en los gatos de ojos verdes, pensó en la posibilidad de hacerse amiga de un gato, amiga de una gata, sobarle el lomo, pensó en una gata vieja con sarna, cómo curarle la sarna, llevarle de comer, elegir el plato más bonito de la alacena y llenarlo de leche fresca para una gata vieja sarnosa, pensó en que la madre de Juan Carlos volviendo de la novena los saludó sin entusiasmo el domingo a la salida del cine, pensó en la muerte natural o por accidente de la esposa de Aschero, en la posibilidad de que Aschero la pidiese por esposa en segundas nupcias, en la posibilidad de casarse con Aschero y abandonarlo después de la luna de miel, en la cita que se daría con Juan Carlos en un refugio entre la nieve de Nahuel Huapi...
Manuel Puig, Boquitas pintadas

Uno puede leer un libro y encontrarlo interesante, hermoso, atractivo, aburrido, simpático o exasperante. Ahora bien, a veces uno encuentra libros que provocan un movimiento estructural, un terremoto en la biblioteca. Boquitas pintdas de Manuel Puig fue el último libro que me causó esa impresión de una lista muy, muy corta de libros que me ha causado esa impresión.