La casa de la Virreina Vieja

Vista de la Casa de la Virreina Vieja - Patio de Inquilinato - 1910

El Archivo General de la Nación tiene una página en Facebook donde todos los días publica documentos pertenecientes a su colección. Desde que descubrí la página estoy fascinada por la labor que hacen. El AGN está abierto al público (cualquier puede consultarlo con el DNI) pero no es sencillo ir a buscar información, dado que la cantidad de documentos es tan grande que uno se pierde.

La labor de la página consiste en publicar todos los días dos o tres documentos, ya fueran fotografías, filmaciones o documentos escritos (con su correspondiente transcripción). Siempre quedo fascinada con lo que publican, pero ayer publicaron algo que me hizo morir de amor

La imagen que subí es una vista de la Casa de la Virreina Vieja, ya convertida en un inquilinato en 1910, cumpliendo la tendencia de transformar las casas coloniales en conventillos a fines del siglo XIX y principios del XX. La casa estaba ubicada en la esquina formada por las actuales Perú y Avenida Belgrano, a poquísimas cuadras de la Plaza de Mayo.

Lo que me hizo morir de amor es que esa casa en este momento no existe y más aún, sobre ese solar se ha construído uno de los edificios que menos me gustan de la ciudad, el edificio Otto Wulf. Había visto imágenes de la fachada de la casa pero no del interior. No sé si muchos recordarán, pero en el interior de la casa, sucede una de las escenas finales de Con solo nombrarte. ¿La recuerdan? Entre el capitán Olivera y la sargento Torres? No conocía el interior de la casa, fue una sorpresa hermosa descubrirla. Por supuesto, la fotografía refleja la época en que fue sacada, y los inmigrantes, familias de muchos miembros hacinados en pequeñas habitaciones. Me provocó gran ternura ver al bebé sentado en la sillita en el extremo derecho de la fotografía.

Les recomiendo muchísimo la página del Archivo General de la Nación, fue el gran descubrimiento del año para mí. Espero que sigan divulgando toda la información que tienen. No hay nada más triste que un archivo que no se consulta. 

Pueden ver más información y más fotos de la casa de la Virreina Vieja en esta página: Argentina para mirar.