Entrar en el mundo editorial

"¿Cómo publico un libro?" es una de las preguntas que más me hacen después de "¿Qué consejo le das a alguien que quiere escribir?". No es fácil responder a esa pregunta así que reuní una serie de pensamientos más o menos ordenados que quizá puedan servir para emprender el camino de ser un autor publicado.  Los reuní bajo el título de "Entrar en el mundo editorial" porque creo que para publicar un libro es necesario conocer el mundo editorial: las editoriales, el mercado, la demanda, etc. Espero que les sirva y como siempre, pueden hacer más preguntas si lo desean.


-Cuando pensaba un título para esta entrada trataba de esquivar la frase "cómo editar un libro". Un autor no edita su libro, una editorial lo hace. Editar implica una serie de tareas (increíblemente diversas) que no tienen que ver con lo que hace un autor que es escribir un texto, ya sea ensayo, ficción, crónica periodística, etc. Entonces, para que quede claro, un autor no edita un libro, una editorial lo hace. Un autor publica su novela/ensayo/cuento/etc. Y esto es importante porque la editorial es quien corre con los gastos (muy importantes) de edición de un libro.

-¿Qué es una editorial? Una editorial es una empresa que pone un dinero para que determinado texto entre en el mercado y espera no solo recuperar ese dinero sino obtener una ganancia. Suena muy crudo decirlo de esa manera pero creo que es importante porque será esa característica, entre otras, la que determine si le interesa publicar determinado texto. También está la calidad del texto, por supuesto, su presentanción también. Cuiden la prolijidad del texto presentado, que no tenga faltas de ortografía, que esté prolijo. Háganse amigos de Word, es el principal aliado al momento de presentar un texto.

-Ahora bien, no toda editorial publica todo tipo de texto. Y eso es necesario conocer a la hora de contactarse con una editorial y ofrecerle el manuscrito que escribieron. Investiguen en las grandes editoriales y en las medianas y pequeñas. Todas las editoriales tienen ahora una página web y mails de contacto, incluso de sus editores en jefe. Algunos hasta están en Facebook. Investiguen y pregunten. Si no les responden, insistan

-Insistir es esencial, a la mayor cantidad de editoriales posibles. Cuando recién empezaba con mis novelas, conocía la importancia de la difusión y la publicidad. Busqué mails de contacto de todo tipo: revistas, páginas web, diarios, editoriales incluso. De cien mails que mandaba tenía suerte si tres eran respondidos.  No hay que desanimarse, sino insistir.

-Otra cosa a tener en cuenta es el momento del mercado editorial. Como dije, una editorial es una empresa que se maneja con leyes del mercado. A veces el mercado demanda, por ejemplo, libros sobre desastres aéreos, otras veces sobre narcotraficantes, otras sobre espías rusos. También puede ser que alguna novela se vuelva un gran éxito, como Harry Potter, por ejemplo, y eso active la demanda por literatura infantil fantástica y las editoriales busquen autores que escriban en ese género. Otras editoriales apuestan a la literatura menos masiva y entonces publican autores con estilos propios, experimentales, de vanguardia. Ustedes tienen que ser capaces de entender ese mundo para saber hacia dónde dirigirse.

-Hay algo que deben preguntarse antes de empezar a contactar editoriales y es ¿quieren ser realmente escritores? Vivimos en un país, por fortuna, en el que muchos quieren ser escritores. Pero en mis varios años ya de escritora me encuentro sorprendida sobre las fantasías que hay alrededor de la figura del escritor. Un escritor trabaja. Mucho. Siempre. Y nada le llega por arte de magia. En una entrevista, Rodrigo Fresán, escritor argentino, habló de eso hace unos días. Pueden ver la nota por acá.

-Hay algo bastante mítico también y es la figura del representante. En países como Estados Unidos o España, Gran Bretaña, Francia, países donde el mercado editorial es inmenso, existe, en efecto, la figura del representante. Un representante es una persona, a veces una empresa, que se pone en contacto con editoriales ofreciendo una obra, si dicha obra se publica, el representante cobrará un porcentaje por su trabajo. En Argentina, hasta donde tengo conocimiento, las editoriales trabajan en contacto directo con los autores. Solo conozco una agencia literaria, la de Guillermo Schávelzon, con sede en Barcelona, que trabaja con autores argentinos.

-Existe la idea de que hay gente que publica porque conoce a alguien o se acomodó de tal o cual manera. ¿La verdad? Es posible que sea así. Pero, y es un gran pero, también es posible que gente que no conoce a nadie, naaaaaadie del mundo editorial publique libros. Puedo dar fe, es mi caso.

-Existen otras formas de aproximarse a la edición de una obra, los concursos, por ejemplo. El problema del concurso es que, se los puedo asegurar, ganarlo a veces no garantiza nada, ni siquiera la publicación de dicho texto. Participen en concursos si lo desean, pero sigan insistiendo con las editoriales.

-Existe otra posibilidad, la de recurrir a la autoedición. Existen editoriales en las que ustedes pagan los costos de edición y se quedan con los derechos de publicación de la obra. Es una posibilidad que no tiene la mejor fama y la desaconsejo a menos que realmente no puedan esperar más y quieran ver su libro publicado. 

-Después de mucho insistir y dar vueltas, una editorial se puso en contacto con ustedes. Vivimos en un mundo complejo y les recomiendo estar atentos. A veces hay engaños, gente que quiere hacer dinero a costa del deseo de otros. Si una editorial está interesada en publicar el texto que enviaron, no les pedirá dinero ni adelanto ni nada, ellos correrán con los gastos de edición y difusión del libro. 

-Pero sí, ¡por fin!, un editor serio, de una editorial conocida, se puso en contacto con ustedes y les pide ir a la editorial para hacerles una propuesta. Alégrense pero no se desmayen de felicidad. Estén atentos, lean el contrato, comprendan lo que firman, si es posible, háganlo revisar por un abogado.

-El contrato que les ofrecerá la editorial será un contrato de cesión de derechos sobre la obra en cuestión. Los derechos serán cedidos por una cantidad determinada de tiempo y a cambio de esa cesión se les dará un porcentaje por cada libro vendido, porcentaje que se extrará del precio de venta del libro. A veces se dan anticipos, sí, pero no siempre.

-Y si llegarona publicar hasta ahí, ¡felicitaciones! Es una gran alegría. Y a seguir escribiendo, nada de dormirse en los laureles.

Hasta aquí llegaron mis reflexiones. ¿Alguna pregunta que se desprenda de ellas? Todo esto está basado en mi experiencia, en lo que veo desde hace años. ¡Espero que les sirva!