Una cita los martes: ¿Qué son cuatro mil pesos más?

Me hablas de vender el corral o de lo que te han dicho sobre esto. Tú sabes que una vara es para mí una pena, como si me quitaran una alhaja. A una casa tan espaciosa como la mía, le debe dar siempre un gran valor ese fondo  y lo que me den nunca será relativo. Después creen que porque es fondo no vale, pero considero en este caso que vale más que frente, por el valor que da a la casa de Martínez. Yo, lo que más vendería serían doce varas, y aun esto me da pena, pero por estas doce varas, pido 4000 fuertes y el terrenito de la calle de la catedral de que me hablas. Esto tal vez les parecerá mucho, pero a mí no, para el valor que pierde mi casa y le da a la suya. Cualquiera rico que quiera esa casa ¿qué son cuatro mil pesos más? En fin solo así cortaría mi huerta, que para mí es como si me cortaran un brazo.

Mariquita Sánchez a su hija Florencia Thompson, 
Montevideo, 16 de mayo de 1841.

Emigrada en Montevideo, Mariquita está obligada a ver cómo su fortuna, constituida por casas, se va desmembrando poco a poco. Incluso llega a vender parte de la gran casona de la calle Florida que era símbolo de su propia historia. Qué llamativa es la forma en que Mariquita dice "Cualquiera rico que quiera esa casa ¿qué son cuatro mil pesos más? Ella ya no es rica, pero sí sabe el valor que perderá su casa y ella misma con la venta del corral.