Una cita los martes: Tan entusiasta de la libertad



En fin, gracias a Dios están buenos y, con moños celestes ¡qué lindas estarán las muchachas! Si tú estás contenta, ¡qué diré yo que soy tan entusiasta de la libertad, que he pasado tantos malos ratos por no someterme a ciertas miserias, que solo por ti me quedo ahí, no pudiendo en mi interior dejar de sentir la humillación y envilecimiento de mi país, yo, que vi nacer su libertad y pasé por tanto susto con tu pobre padre!

(...) ¡Qué loca estoy por ir a ver a todos mis patriotas. Voy a escribir la historia de las mujeres de mi país. Ellas son gente.



Mariquita Sánchez a su hija Florencia Thompson, 
sin fecha ni lugar 
(probablemente desde Montevideo, febrero de 1852).


No hace falta demasiada aclaración para esta carta. Fue escrita a pocos días de la Batalle de Caseros, donde Juan Manuel de Rosas fue derrotado. Mariquita se define de un modo tan preciso que es imposible no escucharla "vi nacer su libertad y pasé tanto susto con tu pobre padre". Es uno de esas pocas cartas donde menciona a Martín y su experiencia en la Revolución de Mayo. Pero es la última frase la que la cierra y justifica la cita de hoy, Día del Historiador en Argentina. Mariquita expresó su deseo de escribir la historia de las mujeres de su país, hasta podríamos decir que busca convertirse en historiadora. No lo llevó adelante. Pero escribir hoy una historia de las mujeres argentinas es, en parte, escribir la historia de Mariquita.