Una cita los martes: Romanticismo de estómago


Querido compadre:
Siento mucho no tener el gusto de comer con usted hoy; pero más, que sea por falta de salud. Víctor Hugo es de mi misma opinión: que el sistema de vida romántico es pernicioso, que esos estómagos no tienen irrigación, sino necesidad de tónicos, de bueno vino y puchero; pero es preciso que el sistema del romanticismo de estómago vaya envejeciendo. Yo trataré de convencerlo a usted cuando lo vea. Mientras tanto haga lo posible por estar bueno el martes a la noche y venga a tomar agua de goma aunque sea: es mi día de tormento; quién sabe si cumplo un siglo.




Mariquita Sánchez a Juan Bautista Alberdi, 
Montevideo, fines de octubre, sin año.


Una carta muy amorosa de Mariquita Sánchez a uno de sus grandes amigos del romanticismo literario argentino, Juan Bautista Alberdi. Al parecer Alberdi tenía un problema estomacal y no pudo aceptar una invitación de Mariquita. Es muy graciosa la mención al "romanticismo de estómago" que hace Mariquita, todo un chiste en esos momentos donde el Romanticismo era la gran corriente literaria y donde se inscribían los intelectuales que luchaban contra Rosas. Al final de la cita Mariquita le sugiere que vaya a su cumpleaños (su "día de tormento") y aunque sea tome agua de goma, un remedio que se usaba para males de estómago. Si leyeron La Dama de los Espejos, saben que incorporé este episodio en un capítulo.