Regalemos libros

Es época de hacer regalos y ¿por qué no regalar libros? Hace tiempo que recomiendo libros en mi blog y les recuerdo algunas de esas entradas:




A mitad de año, una favorita de este blog, Flavia Pittella, publicó sus 40 libros que adoro y  que no podés dejar de leer y del libro por acá y es un regalo muy interesante para alguien que esté buscando nuevas aventuras literarias. Otra amiga, Florencia Canale publicó hace muy poquito Sangre y deseo, la historia de amor entre Juan Manuel de Rosas y Encarnación Ezcurra, no necesito decir mucho más, ¿verdad?


Los chicos siempre quieren juguetes pero a veces no está mal regalar, de contrabando ;), algún libro que les despierte la curiosidad. Ya saben que Marcela Calderón es mi amiga personal y su primer libro como autora tanto en texto como en ilustraciones es una de las cosas más bellas del mundo. Mi bisabuela Hilaria es un libro ideal para los nenes más chiquitos.

Los caballeros suelen ser gente complicada de regalar ;). Pero tengo algunas recomendaciones, por supuesto. Este año leí y disfruté muchísimo de Solaris de Stanislav Lem, una novela maravillosa de ciencia ficción que es un clásico inmediato.

Otro libro que me entretuvo muchísimo y me divirtió hasta el final fue El Marciano de Andy Weir. Solo puedo describir a la novela como una mezcla de la película Náufrago con lo mejor de un documental de Discovery Chanel. Entretenimiento aseguradísimo hasta el final.

Recomiendo, también, a otros dos amigos de la casa. Martín Sancia Kawamichi es un tre-men-do escritor al que vale la pena leer. La novela Hotaru nos sorprendió a todos y para bien: una mezcla de historia argentina y geishas en la década del setenta más una prosa super refinada y exquisita. Si quieren sorprender a alguien, Hotaru es la novela.

Si buscan un libro delicado para gente que sabe apreciar la filigrana de la escritura, Flora y Fauna. Antología personal de microficción, de otra amiga, Gilda Manso, reúne sus textos de microficción, pequeñas historias delicadas y mínimas que sorprenden y encantan.


Ana, más conocida como Mamá Margall, estuvo leyendo muchisimo este año y quedó prendida de dos sagas.

La primera, ya clásica, la saga de los Osorio de Cristina Bajo, el primer libro es Como vivido cien veces y pueden empezar-le la colección a alguien por ese libro. La otra saga que entusiasmó muchísimo a mamá Margall fue la saga de Nueva Zelanda de Sarah Lark que comienza con la novela El país de la nube blanca y continúa en otras dos novelas más: La canción de los maoríes y El grito de la tierra.

Otras dos novelas que le gustaron muchísimo fueron las de Lisa See, Sueños de felicidad y Muñecas chinas. Sueños de felicidad es la que ella recomienda. Y otra que le encantó, y verán que después de todo es mi madre, fue El sabor del té de Hannah Tunnincliffe. Tan entusiasmada quedó Mamá Margall con el libro (vean la portada) que enseguida empezó a buscar recetas de macarons para ver si le salían siguiendo los consejos del libro. La manzana no cae lejos del árbol ;).

Y hablando de manzanas y macarons, ¿qué mejor que regalar una novela deliciosa, divertida y emocionante como El Secreto de Jane Austen de esta servidora? (Si buscan más opciones pueden pasar por acá y ver algunas recomendaciones más ;).