Febrero

Ya termina febrero, por suerte. Excepto los días que pasé en Salta de vacaciones (ja, qué viva) el resto del mes fue muy pesado, con mucho calor y pocas ganas de trabajar. Estamos a un pasito de marzo que trae buenas noticias, el otoño, los días más tolerables, la lluvia y me vuelve el buen humor. 

Pero volvamos a febrero, déjenme contarles toooodo lo que pasó, además del calor ;).

-Primero que nada, ayer se entregaron los Oscars. Cada año más decepcionada con los premios y la alfombra roja. Son los Oscars, espero glamour, elegancia, sofisticación, divas, controversias. Lo único que hubo fueron premios cantados y algún que otro vestido lindo. Ni Cate ni Kate lograron maravillarme y eso que las adoro. Estaban bellas, claro, como la mayoría, pero en los Oscars espero mucho más. La única que me conformó es esa que cada vez que pisa la alfombra roja la rompe y ya no crece el pasto (una especie de Atila de la alfombra roja, sí):


Oh, Charlize. 

No solo está bella, esta super-diva-fabulosa y es la noche para estar así. Pueden ver un detalle del maquillaje acá, creo que es tan alta que la luz no la favorecía.

¿El resto de la ceremonia? Meh. Me aburrí tanto que me fui a dormir antes de que terminara. Espero que se pongan las pilas el próximo año, ¡porfis!

-Estuve en Salta. 

Sí, otra vez.

No, no estoy escribiendo una novela sobre Salta. Les dejo a la imaginación la razón por la que voy tan seguido ;).

Como siempre, me gusta sacar fotos y compartirlas con ustedes. Esta vez anduve por Coronel Moldes (la salteña, porque hay una cordobesa también) y muy cerquita de ahí, el Dique Cabra Corral.

Lo primero que ví al llegar a Moldes fue esto:

Me quedé sin aliento con esos cerros, los miraba y miraba cada vez que pasaba por ahí (estaban camino a la hostería donde me hospedaba). Una belleza detrás de la otra y siempre una más. El horizonte los iba descubriendo de a poco.


Coronel Moldes es un pueblito humilde que no está en su mejor momento. Pero tiene sus bellezas y sus postales. ¿Notaron que en el norte se ofrece sopa con cada comida? Mi corazón boquense no pudo dejar de sonreír ante el detalle de La 12 :).


El gran atractivo turístico que tiene Coronel Moldes, además de sus fincas tabacaleras convertidas en hosterías, es el dique (o embalse) Cabra Corral. Un lugar bellísimo, pueden ver las fotos más arriba. Muy recomendado para ir a pasear.

El último día visité la finca Santa Anita, una finca que además de hostería, tiene un par de museos interesantísimos. El primero que ví (no tengo fotos) fue el Museo Arqueológico con piezas muy bonitas tanto de cerámica como de piedra (puntas de flechas, morteros, etc.). La finca, además, produce quesos de cabra (muuuy ricos, uno se vino para Buenos Aires):


 El otro museo que tiene la finca es el Museo del Tabaco. El tabaco es un cultivo muy extendido en la región, prácticamente domina todo el paisaje. El museo muestra la historia de la industrica tabacalera con la particularidad de estar construido dentro de una de las antiguas estufas de secado del tabaco y que es esa construcción que en la foto de abajo parece una casa:



Coronel Moldes es uno de esos lugares dónde la naturaleza marca su presencia. Si hay una tormenta, y la hubo, la tormenta se siente. Si hay mosquitos, se hacen notar. Si hace calor, es mejor tener ua pileta cerca. Y si hay rococos... mejor ni hablar (no les recomiendo averiguar qué son los rococos). 


Pero la naturaleza da paz. Y su buscan unos días de paz y aire puro, Coronel Moldes es un lugar precioso, a unas dos horas de la ciudad de Salta.


-En febrero El Secreto de Jane Austen tuvo otras dos reseñas con comentarios muy lindos. Una la pueden leer en el blog El Búho Evanescente y la otra en el blog The Books Lover.

-Tengo una especie de trastorno compulsivo que me hace cambiar el wallpaper de la computadora cada dos horas. Encontré estos wallpapers por acá y tuve que compartirlos con ustedes, ¿no son bellísimos? Este me resulta especialmente bello.

-Se va el verano, empiezo a despedirlo un mes antes deseando que no vuelva pronto y se van los colores brillantes. En breve serán reemplazados por los tonos malva que tanto me gustan. Estos son los tonos de labial y rubor que más usé este verano:
 

Sí, los uso a todos. 

Sí, tengo más rubores y más labiales.

Y no, no uso sombras en los ojos. Tengo una forma de ojos particular que hace que las sombras no me duren mucho. Maquillarme los ojos me lleva mucho tiempo así que me conformo solo con máscara. Las mejillas y la boca, en cambio... ya ven, ¡de todo! 

Estos tonos serán archivados hasta que empiece a extrañarlos de nuevo, probablemente agosto de este año :).

-Termino esto esperando ansiosa la salida de El Secreto de Jane Austen en España. Ojalá le vaya bien, ¡esperemos que así sea :D!