Como Hacer Una Base De Maquillaje?

Como Hacer Una Base De Maquillaje
Pasos de elaboración – Los pasos para saber cómo hacer base de maquillaje casera son simples. Primero, introduce la maicena o harina de maíz en el recipiente elegido y, procede a agregar el cacao y la canela. Remueve todos los ingredientes, sabrás que la mezcla está lista cuando obtengas un color homogéneo y uniforme. Como Hacer Una Base De Maquillaje.

¿Cómo hacer la base de maquillaje natural?

Ingredientes para hacer una base de maquillaje natural – Como Hacer Una Base De Maquillaje Cuanto más natural, mejor. Y esto se aplica a los alimentos, a los cosméticos y a nuestro estilo de vida en general. Sabemos que lo natural es más sano que aquello que contiene químicos que perturban nuestro organismo, con repercusiones aún desconocidas para la salud y para el ecosistema. No te pierdas:

  • Cómo hacer una máscara de pestañas natural

El maquillaje también se puede hacer natural e incluso puedes hacerlo tú misma en casa. En esta ocasión vamos a enseñarte a elaborar tú misma una base de maquillaje natural, para que tengas a mano un cosmético saludable, respetuoso con el medioambiente y, además, personalizado a  las necesidades de tu piel. Además, dependiendo de las marcas, tu base de maquillaje natural casera te permitirá ahorrar unos buenos euros, porque hay productos de marcas realmente caras.

  1. Antes de ponernos manos a la obra, veamos qué ingredientes necesitamos para hacer esta base de maquillaje natural casera;
  2. Lo primero, no te preocupes, porque los ingredientes que utilizaremos serán muy sencillos de encontrar, tanto que posiblemente ni siquiera necesites salir a la compra porque ya los tengas en tu despensa;

Uno de nuestros ingredientes para hacer la base de maquillaje natural será la maicena o también conocida como harina de maíz. Además, usaremos también arcilla roja o, si lo prefieres, un poco de cacao en polvo. Y también canela en polvo. ¿Has visto qué simples son sus ingredientes? Totalmente naturales, baratos y de andar por casa. Como Hacer Una Base De Maquillaje El cacao y la canela son ingredientes que aportan una luminosidad y color especial, así que nos vendrán genial para embellecernos. Pero a la hora de preparar el cosmético casero , debemos tener en cuenta cuál es nuestro tono de piel. Pues de este modo, iremos ajustando las dosis y los ingredientes según los tonos que nos resulten más favorecedores. Si tu piel es clara , agrega menos cacao.

Si, por el contrario, tu piel es morena , añade más cantidad. La canela, por su parte, nos hará las veces un poco de polvos de sol, porque dan a la piel un tono dorado. Pero tampoco es imprescindible echar canela, así que si no quieres, no lo hagas.

Otro elemento que necesitarás para preparar la base de maquillaje natural es un bote o recipiente en cual guardar el producto cuando lo tengas terminado. Y como quererte darte varias opciones para hacer tu cosmético casero, te proponemos alternativas. Necesitarás en tal caso crema hidratante facial, protector solar y polvos sueltos.

¿Cómo ajustar la base de maquillaje casera?

Descargar el PDF Descargar el PDF Hacer tu propia base es una gran manera de ahorrar dinero o salir de un apuro si te quedas sin tu base de maquillaje habitual. La versión en polvo es completamente natural, mientras que la líquida utiliza como ingrediente principal una base en polvo. Si quieres hacer una base líquida totalmente natural, tendrás que hacer primero una base en polvo.

  1. 1 Coloca de 1 a 3 cucharaditas (3 a 9 g) de polvo de arrurruz en un tazón. Cuanto más uses, más ligera será la base. [1] Si no tienes polvo de arrurruz, en cambio puedes usar maicena, pero ten en cuenta que algunas personas han informado que no funciona bien en la piel propensa al acné. [2]
    • No hay una fórmula fija, pues hay muchos tonos de piel diferentes. Es probable que tengas que ajustar las proporciones más tarde.
    • En general, si tienes piel oscura, usa 1 cucharadita (3 g); si tienes piel clara, usa hasta 3 cucharaditas (9 g).
  2. 2 Revuelve con polvo de cacao, canela o nuez moscada hasta que consigas el tono de tu piel. El polvo de cacao sin endulzar será el menos irritante para tu piel, pero puedes usar canela o nuez moscada si no tienes acceso a él. Ten en cuenta que la canela y la nuez moscada son potentes, así que solo necesitarás una pizca. [3]
    • Cuanto más oscuro sea tu tono de tu piel, más polvo de cacao, canela o nuez moscada tendrás que usar. Quizás tengas que usar hasta 2 o 3 cucharaditas (6 a 9 g).
    • No te preocupes si no coincide exactamente con el color de tu piel. Esto es solo el tono; lo siguiente que te preocupará será el subtono.
  3. 3 Ajusta el subtono con cúrcuma o rubor. Si comparas el color de la piel, notarás que algunas personas tienen la piel amarillenta mientras que otras la tienen rosada. Esto se conoce como “subtono”. Como el polvo de cacao, la canela y la nuez moscada no tienen nada de amarillo o rosa, tendrás que añadirlo. [4]
    • Si tienes un subtono amarillento, añade una pizca de cúrcuma molida. En lugar de ello, también puedes raspar un poco de sombra de ojos de tono amarillo en el polvo.
    • Si tienes una piel rosada, raspa un poco de colorete rosado o rojo en el polvo. También puedes probar con una sombra de ojos de color rosa o rojo.
  4. 4 Revuelve el polvo hasta que el color sea consistente. No importa que herramienta uses para esto, siempre que esté limpia. Una pequeña cuchara o tenedor estaría bien, pero también puedes usar un mondadientes o un palito de madera. [5]
    • Asegúrate de separar cualquier terrón. Querrás que el polvo sea lo más fino posible.
    • Si el polvo es demasiado grumoso, tamízalo a través de un tamiz de malla fina en un nuevo contenedor.
  5. 5 Ponlo a prueba en tu mandíbula. Usa una brocha para polvo o una brocha para sombra de ojos para aplicar la base en tu mandíbula. No te preocupes por ser demasiado preciso o precisa en este paso; aquí solo estás probando el color. [6]
  6. 6 Ajustar el color con ingredientes adicionales, si es necesario. Como hay tantos tonos de piel diferentes, no hay una fórmula fija para la base de maquillaje casera. Por lo tanto, es probable que tengas que ajustar la base hasta que se adapte un poco más a tu piel. Por ejemplo:
    • Si el polvo es demasiado oscuro, añade más polvo de arrurruz o maicena.
    • Si el polvo es demasiado claro, añade más polvo de cacao, canela o nuez moscada.
    • Si el polvo es demasiado amarillo, agrega un poco de rubor; si es demasiado rosado, agrega un poco de cúrcuma.
  7. 7 Guarda el polvo en un recipiente esterilizado. Una vez tengas el tono exacto que deseas, la base está lista para usarse. Limpia un pequeño frasco con agua caliente y jabón, y luego sécalo bien con un papel toalla. Vierte el polvo en el tarro y luego ciérralo bien. [7]
    • Un contenedor vacío de polvo funcionaría bien para esto.
  8. 8 Añade 5 gotas de aceite facial y comprímelo en un compacto para hace un polvo compacto. Empieza con 5 gotas del aceite facial que desees, luego añade más si es necesario; estás buscando una consistencia espesa y pastosa. Transfiere la pasta a un polvo compacto limpio y alísalo. Déjalo secar antes de usarlo. [8]
    • El aceite de almendra, el aceite de jojoba o el aceite de oliva son todas grandes opciones.
    • Descarta cualquier exceso de base o haz una segundo compacto.
    • Este paso es opcional. No tienes que hacer polvo compacto si no quieres.
  9. 9 Aplica la base con una brocha para polvo. Usa un movimiento de roce suave para más cobertura, y un movimiento circular para una cobertura simple. [9] Si has hecho un polvo compacto, puedes aplicarlo con una esponja de maquillaje en cambio. Habrá una ligera fragancia, pero se desvanecerá a medida que pase el día.
    • Asegúrate de quitar el exceso de polvo primero, especialmente si lo mantienes suelto.
    • Si el polvo no se adhiere bien a tu piel, aplica primero un poco de humectante.
  10. 10 Guarda el polvo en un lugar fresco y seco. Este polvo puede almacenarse indefinidamente, pero puede decolorarse con el tiempo. Si comienza a verse u oler diferente, deséchalo inmediatamente. Al igual que con la base en polvo común, ten cuidado de no mojarla.
  1. 1 Coloca una pequeña cantidad de aceite facial o crema humectante en un plato pequeño. No hay una cantidad fija para esto, así que puedes usar la cantidad que quieras. Recuerda, siempre puedes ajustar la consistencia más tarde. [10]
    • Si tu crema humectante viniera con un dispensador, unos 3 chorros serían suficientes.
    • Para una base totalmente natural, usa solo aceite facial. La almendra, la jojoba y el tamanu son todas grandes opciones. [11]
    • Si está usando un humectante, considera usar uno que tenga FPS añadido. Esto no es completamente necesario, ¡pero es una gran manera de proteger tu piel!
  2. 2 Añade aproximadamente 1 cucharadita (3 g) de base en polvo. Esto será suficiente para darle una cobertura media, pero, de nuevo, siempre puedes ajustar la consistencia más tarde. [12] En general, planea usar polvo en una cantidad dos veces mayor al aceite o al humectante. [13]
    • El polvo suelto será el más fácil de trabajar. Si la base está compactada, raspa una pequeña cantidad, luego pásala a través de un tamiz de malla fina.
    • Asegúrate de que la base coincide con tu tono de piel.
  3. 3 Añade 1 o 2 gotas de aceite esencial, si lo deseas. Esto no es completamente necesario, pero añadirá una agradable fragancia a la base, especialmente si usas aceite. Entre las buenas opciones se incluye: la manzanilla, la lavanda, el incienso y el geranio. [14]
    • Asegúrate de usar aceite esencial y no aceite de fragancia, destinado a la fabricación de velas o difusores; no son lo mismo.
    • Evita usar más aceite esencial que esto. Está concentrado, por lo que un poco de aceite servirá de mucho.
    • No uses ningún aceite esencial de cítricos, pues hará que la piel sea sensible a la luz del sol y provocará graves quemaduras solares.
    • Si usaste un humectante en lugar de aceite, quizás quieras omitir el uso de aceite esencial. Esto se debe a que muchos humectantes ya contienen fragancias.
  4. 4 Revuelve la base hasta que la textura sea consistente. Una pequeña cuchara o espátula funcionará mejor aquí, pues serán útiles para aplastar los terrones. Puede que tengas que presionar los terrones para eliminarlos. [15]
  5. 5 Prueba la base en tu piel. Usa la punta de tu dedo para aplicar una pequeña cantidad de base a lo largo de la mandíbula. La base debe coincidir con el tono de tu piel, así que presta atención a la cobertura. [16]
    • No te preocupes por incorporar la base a la piel. Esto es simplemente una prueba.
  6. 6 Ajusta la cobertura de la base, si lo deseas. Esta receta es para una base de cobertura media. Esto puede ser más de lo que estás buscando, o puede no ser suficiente. Afortunadamente, esto es fácil de arreglar:
    • Si quieres más cobertura, añade más base en polvo.
    • Si quieres algo más simple, añade más aceite facial o humectante.
  7. 7 Transfiere la base a un tarro pequeño y limpio. El tamaño de este recipiente depende de la cantidad de base que hayas hecho; no obstante, debe ser lo bastante pequeño como para que quepa la mayor parte de la base. Un frasco viejo de base o un frasco de bálsamo labial sería ideal. [17]
    • Asegúrate de que el contenedor esté limpio. Lávalo con agua y jabón, y luego sécalo con un papel toalla. Puedes esterilizarlo aún más con alcohol para frotar, si quieres.
    • Un frasco de base con un dispensador sería una idea aún mejor. De esta manera, no contaminarás la base exponiéndola al aire.
  8. 8 Aplica la base, déjala secar y luego aplica el polvo. Usa una esponja de maquillaje, una brocha para base, o tus dedos, para aplicar la base y mezclarla. Déjala reposar y secar durante unos minutos, luego aplica el polvo o el colorete que desees. [18]
    • Si pones la base de maquillaje en un frasco, lo mejor es aplicarla con un brocha o una esponja, de lo contrario te arriesgas a contaminar la base con los dedos.
  9. 9 Guarda la base en un lugar fresco y seco. Esta base debe durar mucho tiempo, pero puede decolorarse o desarrollar moho, especialmente si se moja. Si algo de esto sucede, deséchala.
See also:  Como Hacer Una Buena Base De Maquillaje?

¿Cómo limpiar una base de maquillaje?

Descargar el PDF Descargar el PDF Hacer tu propia base es una gran manera de ahorrar dinero o salir de un apuro si te quedas sin tu base de maquillaje habitual. La versión en polvo es completamente natural, mientras que la líquida utiliza como ingrediente principal una base en polvo. Si quieres hacer una base líquida totalmente natural, tendrás que hacer primero una base en polvo.

  1. 1 Coloca de 1 a 3 cucharaditas (3 a 9 g) de polvo de arrurruz en un tazón. Cuanto más uses, más ligera será la base. [1] Si no tienes polvo de arrurruz, en cambio puedes usar maicena, pero ten en cuenta que algunas personas han informado que no funciona bien en la piel propensa al acné. [2]
    • No hay una fórmula fija, pues hay muchos tonos de piel diferentes. Es probable que tengas que ajustar las proporciones más tarde.
    • En general, si tienes piel oscura, usa 1 cucharadita (3 g); si tienes piel clara, usa hasta 3 cucharaditas (9 g).
  2. 2 Revuelve con polvo de cacao, canela o nuez moscada hasta que consigas el tono de tu piel. El polvo de cacao sin endulzar será el menos irritante para tu piel, pero puedes usar canela o nuez moscada si no tienes acceso a él. Ten en cuenta que la canela y la nuez moscada son potentes, así que solo necesitarás una pizca. [3]
    • Cuanto más oscuro sea tu tono de tu piel, más polvo de cacao, canela o nuez moscada tendrás que usar. Quizás tengas que usar hasta 2 o 3 cucharaditas (6 a 9 g).
    • No te preocupes si no coincide exactamente con el color de tu piel. Esto es solo el tono; lo siguiente que te preocupará será el subtono.
  3. 3 Ajusta el subtono con cúrcuma o rubor. Si comparas el color de la piel, notarás que algunas personas tienen la piel amarillenta mientras que otras la tienen rosada. Esto se conoce como “subtono”. Como el polvo de cacao, la canela y la nuez moscada no tienen nada de amarillo o rosa, tendrás que añadirlo. [4]
    • Si tienes un subtono amarillento, añade una pizca de cúrcuma molida. En lugar de ello, también puedes raspar un poco de sombra de ojos de tono amarillo en el polvo.
    • Si tienes una piel rosada, raspa un poco de colorete rosado o rojo en el polvo. También puedes probar con una sombra de ojos de color rosa o rojo.
  4. 4 Revuelve el polvo hasta que el color sea consistente. No importa que herramienta uses para esto, siempre que esté limpia. Una pequeña cuchara o tenedor estaría bien, pero también puedes usar un mondadientes o un palito de madera. [5]
    • Asegúrate de separar cualquier terrón. Querrás que el polvo sea lo más fino posible.
    • Si el polvo es demasiado grumoso, tamízalo a través de un tamiz de malla fina en un nuevo contenedor.
  5. 5 Ponlo a prueba en tu mandíbula. Usa una brocha para polvo o una brocha para sombra de ojos para aplicar la base en tu mandíbula. No te preocupes por ser demasiado preciso o precisa en este paso; aquí solo estás probando el color. [6]
  6. 6 Ajustar el color con ingredientes adicionales, si es necesario. Como hay tantos tonos de piel diferentes, no hay una fórmula fija para la base de maquillaje casera. Por lo tanto, es probable que tengas que ajustar la base hasta que se adapte un poco más a tu piel. Por ejemplo:
    • Si el polvo es demasiado oscuro, añade más polvo de arrurruz o maicena.
    • Si el polvo es demasiado claro, añade más polvo de cacao, canela o nuez moscada.
    • Si el polvo es demasiado amarillo, agrega un poco de rubor; si es demasiado rosado, agrega un poco de cúrcuma.
  7. 7 Guarda el polvo en un recipiente esterilizado. Una vez tengas el tono exacto que deseas, la base está lista para usarse. Limpia un pequeño frasco con agua caliente y jabón, y luego sécalo bien con un papel toalla. Vierte el polvo en el tarro y luego ciérralo bien. [7]
    • Un contenedor vacío de polvo funcionaría bien para esto.
  8. 8 Añade 5 gotas de aceite facial y comprímelo en un compacto para hace un polvo compacto. Empieza con 5 gotas del aceite facial que desees, luego añade más si es necesario; estás buscando una consistencia espesa y pastosa. Transfiere la pasta a un polvo compacto limpio y alísalo. Déjalo secar antes de usarlo. [8]
    • El aceite de almendra, el aceite de jojoba o el aceite de oliva son todas grandes opciones.
    • Descarta cualquier exceso de base o haz una segundo compacto.
    • Este paso es opcional. No tienes que hacer polvo compacto si no quieres.
  9. 9 Aplica la base con una brocha para polvo. Usa un movimiento de roce suave para más cobertura, y un movimiento circular para una cobertura simple. [9] Si has hecho un polvo compacto, puedes aplicarlo con una esponja de maquillaje en cambio. Habrá una ligera fragancia, pero se desvanecerá a medida que pase el día.
    • Asegúrate de quitar el exceso de polvo primero, especialmente si lo mantienes suelto.
    • Si el polvo no se adhiere bien a tu piel, aplica primero un poco de humectante.
  10. 10 Guarda el polvo en un lugar fresco y seco. Este polvo puede almacenarse indefinidamente, pero puede decolorarse con el tiempo. Si comienza a verse u oler diferente, deséchalo inmediatamente. Al igual que con la base en polvo común, ten cuidado de no mojarla.
  1. 1 Coloca una pequeña cantidad de aceite facial o crema humectante en un plato pequeño. No hay una cantidad fija para esto, así que puedes usar la cantidad que quieras. Recuerda, siempre puedes ajustar la consistencia más tarde. [10]
    • Si tu crema humectante viniera con un dispensador, unos 3 chorros serían suficientes.
    • Para una base totalmente natural, usa solo aceite facial. La almendra, la jojoba y el tamanu son todas grandes opciones. [11]
    • Si está usando un humectante, considera usar uno que tenga FPS añadido. Esto no es completamente necesario, ¡pero es una gran manera de proteger tu piel!
  2. 2 Añade aproximadamente 1 cucharadita (3 g) de base en polvo. Esto será suficiente para darle una cobertura media, pero, de nuevo, siempre puedes ajustar la consistencia más tarde. [12] En general, planea usar polvo en una cantidad dos veces mayor al aceite o al humectante. [13]
    • El polvo suelto será el más fácil de trabajar. Si la base está compactada, raspa una pequeña cantidad, luego pásala a través de un tamiz de malla fina.
    • Asegúrate de que la base coincide con tu tono de piel.
  3. 3 Añade 1 o 2 gotas de aceite esencial, si lo deseas. Esto no es completamente necesario, pero añadirá una agradable fragancia a la base, especialmente si usas aceite. Entre las buenas opciones se incluye: la manzanilla, la lavanda, el incienso y el geranio. [14]
    • Asegúrate de usar aceite esencial y no aceite de fragancia, destinado a la fabricación de velas o difusores; no son lo mismo.
    • Evita usar más aceite esencial que esto. Está concentrado, por lo que un poco de aceite servirá de mucho.
    • No uses ningún aceite esencial de cítricos, pues hará que la piel sea sensible a la luz del sol y provocará graves quemaduras solares.
    • Si usaste un humectante en lugar de aceite, quizás quieras omitir el uso de aceite esencial. Esto se debe a que muchos humectantes ya contienen fragancias.
  4. 4 Revuelve la base hasta que la textura sea consistente. Una pequeña cuchara o espátula funcionará mejor aquí, pues serán útiles para aplastar los terrones. Puede que tengas que presionar los terrones para eliminarlos. [15]
  5. 5 Prueba la base en tu piel. Usa la punta de tu dedo para aplicar una pequeña cantidad de base a lo largo de la mandíbula. La base debe coincidir con el tono de tu piel, así que presta atención a la cobertura. [16]
    • No te preocupes por incorporar la base a la piel. Esto es simplemente una prueba.
  6. 6 Ajusta la cobertura de la base, si lo deseas. Esta receta es para una base de cobertura media. Esto puede ser más de lo que estás buscando, o puede no ser suficiente. Afortunadamente, esto es fácil de arreglar:
    • Si quieres más cobertura, añade más base en polvo.
    • Si quieres algo más simple, añade más aceite facial o humectante.
  7. 7 Transfiere la base a un tarro pequeño y limpio. El tamaño de este recipiente depende de la cantidad de base que hayas hecho; no obstante, debe ser lo bastante pequeño como para que quepa la mayor parte de la base. Un frasco viejo de base o un frasco de bálsamo labial sería ideal. [17]
    • Asegúrate de que el contenedor esté limpio. Lávalo con agua y jabón, y luego sécalo con un papel toalla. Puedes esterilizarlo aún más con alcohol para frotar, si quieres.
    • Un frasco de base con un dispensador sería una idea aún mejor. De esta manera, no contaminarás la base exponiéndola al aire.
  8. 8 Aplica la base, déjala secar y luego aplica el polvo. Usa una esponja de maquillaje, una brocha para base, o tus dedos, para aplicar la base y mezclarla. Déjala reposar y secar durante unos minutos, luego aplica el polvo o el colorete que desees. [18]
    • Si pones la base de maquillaje en un frasco, lo mejor es aplicarla con un brocha o una esponja, de lo contrario te arriesgas a contaminar la base con los dedos.
  9. 9 Guarda la base en un lugar fresco y seco. Esta base debe durar mucho tiempo, pero puede decolorarse o desarrollar moho, especialmente si se moja. Si algo de esto sucede, deséchala.
See also:  Cual Es La Mejor Base De Maquillaje Del Mundo?

¿Cómo enfriar la base de maquillaje?

Descargar el PDF Descargar el PDF La base líquida es un producto indispensable para la mayoría de los amantes del maquillaje. Por desgracia, las versiones de las tiendas por departamento y la sección de maquillaje son muy costosas e incluso las de las farmacias han aumentado significativamente su precio. Además, muchas bases líquidas comerciales incluyen ingredientes dañinos que muchas personas prefieren evitar.

  1. 1 Busca un recipiente pequeño para utilizarlo como una paleta mezcladora. Es mejor preparar una tanda fresca de base líquida cada día o al menos hasta encontrar tu proporción perfecta de ingredientes. Empieza utilizando algo pequeño como tu paleta mezcladora como, por ejemplo, un estuche para lentes de contacto o un frasco vacío de bálsamo labial.
    • Si te sobra mezcla, tapa el recipiente y utiliza el sobrante para darte retoques a lo largo del día. Enjuágalo y vuelve a empezar al siguiente día.
  2. 2 Echa la base en polvo en el recipiente. Empieza con dos pizcas del polvo. Ten presente que vas a hacer una tanda pequeña para 1 o 2 aplicaciones. Por ejemplo, si estás utilizando un estuche para lentes de contacto, echa solo lo suficiente para cubrir ligeramente el fondo de un lado del estuche. [1]
    • Traslada el polvo al recipiente con la ayuda de una cuchara de plástico o una espátula de madera. No toques el maquillaje con tus dedos, puesto que los aceites que estos tienen pueden afectar el color del maquillaje.
  3. 3 Añade la misma cantidad de tu hidratante facial al recipiente. El hidratante facial está diseñado para actuar con suavidad en el rostro. No utilices loción corporal o cualquier otro producto distinto al hidratante facial o tus poros se taparán y te saldrán brotes. [2]
    • Si tienes tendencia a los brotes, utiliza un hidratante sin aceite.
    • Si tu hidratante facial favorito ya incluye un protector solar, pues mucho mejor.
  4. 4 Mezcla ambos ingredientes con un tenedor pequeño o un batidor de alambre. Revuelve el hidratante y la base en polvo hasta incorporarlos por completo. La textura debe ser homogénea y sin grumos. [3]
  5. 5 Prueba la mezcla en tu muñeca o en la línea de la mandíbula para determinar la cobertura. Mezclar el hidratante y la base en polvo en partes iguales te permitirá obtener una base de cobertura media. Si tu piel es normal y no necesitas cubrir mucho, la cobertura media será perfecta para ti. Saca un poco con la brocha para base de maquillaje y esparce la mezcla en la cara interna de tu muñeca o a lo largo de la línea de la mandíbula para verificar cómo se ve y se siente. [4]
    • Frótala por completo en la piel para tener una idea exacta de su aspecto y adherencia.
  6. 6 Añade más polvo o hidratante para ajustar la cobertura conforme sea necesario. Si añades más hidratante, obtendrás una base menos concentrada con una cobertura ligera. Si añades más polvo, obtendrás una base concentrada con una cobertura completa. Añade una cantidad muy pequeña a la vez, mezcla y luego pruébala antes de añadir más. [5]
  7. 7 Aplica la base con una brocha o esponja como de costumbre. Utiliza la base líquida casera como cualquier base comercial. Después de aplicarla y de estar conforme con la cobertura, tapa el recipiente. Llévalo contigo durante el día y utiliza la base restante para darte retoques (si es necesario).
  8. 8 Prepara tandas más grandes (opcional). Si has encontrado tu mezcla deseada, prepara una tanda más grande. Utiliza un frasco viejo de base de maquillaje o un recipiente limpio de vidrio o plástico para guardar tu base casera. Agita bien el recipiente antes de cada aplicación.
    • Asegúrate de obtener una mezcla uniforme con una balanza de cocina.
    • No prepares mucho a la vez o la mezcla se echará a perder antes de poder utilizarla.

    Anuncio

  1. 1 Añade manteca de karité, aceite de jojoba y polvo mineral a un baño maría. Esta mezcla es perfecta para las pieles secas gracias a su contenido de ingredientes hidratantes. Mide 1/2 cucharadita de manteca de karité, 1/2 cucharadita de aceite de jojoba y 1 cucharadita de polvo mineral suelto. Coloca todo en un baño maría en la estufa. [6]
  2. 2 Pon el fuego a medio bajo. Calienta los ingredientes con suavidad y revuelve la mezcla de vez en cuando. Déjalos calentar hasta derretir la manteca de karité. Apaga la estufa y retira la mezcla del fuego. [7]
  3. 3 Revuelve bien la mezcla y viértela en un recipiente hermético. Incorpora por completo los ingredientes con la ayuda de una cuchara o un batidor de alambre. La textura debe ser lisa y tener un color uniforme. Vierte la mezcla en un recipiente limpio con tapa hermética. Lo ideal es un recipiente Tupperware pequeño o un frasco vacío de base de maquillaje. [8]
    • No le pongas la tapa en el recipiente hasta que la base se enfríe por completo.
    • Esta base mantendrá una consistencia líquida siempre y cuando esté a temperatura ambiente.
  4. 4 Deja enfriar la base antes de aplicarla. No apliques la base caliente; primero déjala enfriar. Aplícala con una esponja de maquillaje común como cualquier otra base. Esta receta rendirá una base de maquillaje suficiente para unas cuantas semanas, según la cantidad que utilices cada día. [9] Anuncio
  1. 1 Añade un poco de cacao en polvo para oscurecer el tono. Empieza con una cantidad muy pequeña a la vez, mezcla bien y verifica el progreso del tono antes de añadir más. Mezcla con una cuchara de plástico. Sigue añadiendo más hasta estar conforme con el tono. [10]
    • El cacao en polvo oscurece el tono de manera neutral sin añadir tonos cálidos.
  2. 2 Utiliza canela para añadir calidez y oscurecer un poco el tono. Si tu tono de piel es cálido, utiliza canela en polvo junto con el cacao para añadir calidez al tono. Añade una pizca de canela a la vez y mezcla bien con la cuchara de plástico antes de añadir más. [11]
    • Si quieres utilizar tu base líquida como un bronceador, la canela le dará esa calidez.
    • También puedes probar con nuez moscada, siempre y cuando esté en forma de polvo fino. [12]
  3. 3 Experimenta con otras especias para modificar el tono. La corteza de muira puama, la corteza de sasafrás, el cardamomo en polvo y los frutos del espino amarillo en polvo son especias menos comunes que también son útiles para oscurecer y personalizar el tono de tu base. En caso de tener acceso a cualquiera de estos ingredientes, pruébalos.

    Por suerte, es posible elaborar tu propia base líquida casera con algunos ingredientes básicos y económicos. Pero lo que es mejor es que podrás personalizar el tono y nivel de cobertura. Siempre puedes ajustar o añadir más después.

    La próxima vez que vayas a una tienda naturista, compra un par y observa qué tal te funcionan. [13]

  4. 4 Añade mica en polvo para obtener un bronceador con efecto brillante. Elige mica en polvo de color dorado o bronce para crear un hermoso tono bronceado brillante. Añade un poco de mica en polvo, revuelve la mezcla y prueba el color. Ajusta conforme sea necesario y sigue mezclando hasta obtener el efecto brillante deseado. [14]
    • La mica en polvo está disponible en las tiendas de productos de belleza o en Internet. Siempre compra mica para fines cosméticos.
    • Si deseas un brillo de tono frío, parecido a un iluminador, utiliza mica en polvo de color plata o perla.
  5. 5 Añade óxido de zinc a tu base para obtener protección solar. Este ingrediente protegerá la piel del sol. Compra óxido de zinc no revestido, no nano y no micronizado. Dado que se trata de una sustancia espesa, aumentará el nivel de cobertura de tu base. También puede darle un aspecto suave y liso a la piel, reducir la inflamación, combatir el acné y retener la humedad.
    • El óxido de zinc es apto para su uso en la piel, pero ponte una mascarilla antipolvo y guantes al momento de trabajar con dicha sustancia. Si inhalas el polvo fino, puedes sufrir una sobredosis, puesto que los pulmones retienen el óxido de zinc para luego liberarlo en el torrente sanguíneo. [15]
    • 30 g (1 onza) de óxido de zinc permite un FPS de 20. [16]
    • Necesitarás experimentar un poco para encontrar la cantidad de óxido de zinc que deseas en tu receta. Normalmente, esta varía de 1 a 4 cucharaditas. [17]

    Anuncio